Sexta-feira, 13 de Junho de 2008

Discursos Sobre a Cidade - Festas do Deus Tâmeóbrigus

 

.

 

 

Texto de  FE ALVAREZ

 

 

 

Entre los pueblos prerromanos,que poblaban el Noroeste peninsular, según escritos transmitidos por estudiosos, sabemos que estaban: los Aquiflavienses, los Aobriguenses, los Bíbalos, los Coelernos, los Equaesos, los Interamnicos, los Límicos,los Aebisocos, los Quaquernos y los Tamaganos, todos  estos topónimos sonoros, se sienten llenos de fuerza, quizás floridos y sobretodo muy evocadores, algunos evoluyeron, otros se perdieron en la noche de los tiempos, aunque los  hay que suenan familiares, uno de ellos, muy conocido, que nos concierne directamente es nuestro TÁMEGA. Lo que no se puede saber es, si fué primero Tameóbrigus, el dios del rio, o los Tamaganos, vaya que estamos en el eterno dilema, si fué primero la gallina o el huevo. Y buscándole cinco pies al gato  hay quien encuentra raices indoeuropeas,  y lo hermana con el Támesis, Tambre, Tamurejo, Tamora etc.

 

El Támega o Tâmega, según sea en español o  portugués, nace a 960m. de altitud, allá en la sierra, cerca de Prado, en la Alberguería, que pertenece a Laza, (sí la de las hormigas bravas del carnaval) aún recién nacido culebrea entre piedras, cromáticos verdores, árboles,arbustos, y otros componentes vegetales, alegre y cantarín, oyendose y sintiendo los rumores que lo rodean, por veces discurre con precipitación, otras en calma, después de un trecho, se topa con las presas de Matamá y Laza, donde se remansa, solazándose perezoso, para después elevar sus trinos en las caidas pedregosas, también es zona de cotos; hace unos años que las truchas abundaban en sus cristalinas aguas; mermaron mucho, se quejan los pescadores, hoy en día parece que el río se recupera, poco a poco, y si aquellos que piensan erroneamente, que recicla toda la porquería que le echen, compusiesen sus mentes, quizás la salud aquifera se recobrara  más rápidamente,  aunque los  males mayores y serios le llegan un poco más abajo, en la frontera es casi un desastre.

 

 

FIESTAS DEL DIOS TAMEÓBRIGUS

 

En un periodo de calma entre los pueblos vecinos, se preparaba con gran afán, la fiesta del dios Tameóbrigus, que coincidía con el tiempo en que la naturaleza eleva sus canticos de alegría a la madre tierra, el  agua, el sol, el aire, lo celebraban y sus beneficios alcanzan a todos los seres vivos. Todos participaban, las mujeres dejaran sus trabajos en el pobre campo, la recogida de bayas y los duros y agotadores entrenos para las guerras, los hombres ya habían cazado y sustraido bastantes provisiones, los niños, andaban excitados, los mayores presumian de sus conocimientos de todo lo que sucedería, ya pasaran por algún festejo anterior. El pueblo era un hervidero de actividad, espectativa y nerviosismo; los clanes vecinos y amigos llegaron para conmemorar condignamente a un dios que compartian.

 

La ceremonia se realizaría en medio del bosque, ese era el  lugar sagrado por excelencia, allí reinaban muchos dioses, mayores y menores, Aballach, el chamán, que tenía como uno de sus atributos velar por el buen discurrir de todos los actos, estaba acompañado en todo momento por Kara, la chamán, que no desmerecía en nada su gran sabiduría, transmitida oralmente a través del tiempo, en esta ocasión, el hijo del chamán y su sucesor Tureno, tomaría parte activa, sería su primer acto oficial, entre los dos le  adiestraran devidamente y estaban muy orgullosos de los adelantos que el pequeño Tureno consiguiera; era un muchacho, despierto, inteligente, curioso y muy trabajador, se diría que la palabra cansancio le era desconocida, su mente era tan agil y flexible como su cuerpo adolescente. Aballach lo presentía como un felino, y sin querer evocó los tiempos idos en que él propio, era aprendiz, el  animal que lo representaba, era el águila, la reina indiscutible del aire, la diosa de los vientos, lo viera así su anciano maestro, curvado su cuerpo con el peso de los años y las responsabilidades y el entendimiento despierto como el de un mozalbete.

 

La noche anterior, como  un buen presagio lloviera suavemente, para lavar y purificar la tierra, los jóvenes, pudieron recoger las plantas sagradas y las flores para adornarse devidamente, el chamán les señaló el momento preciso, solo partieron del poblado, después del lobo elevar su tiste y lúgubre canto a la luna, fué contestado, allá, en la lejanía y el aullido pareció ondear en valles y montes. Los jóvenes solo regresaron después de estar bien cargados, sin ver  los primeros rayor del gran astro, aunque presintiendo su inminente aparición.  Venian con el ajenjo, curativo, la venenosa belladona, el beneficioso lactucario, la ruda imprescindible, el muérdago sagrado y depositaron su variada carga junto al  Gran Roble, el arbol más sagrado del bosque. Los animales para el sacrificio ya estaban atados junto al promontorio, fueran seleccionados, en categorías, por orden ascendente, el toro negro era el cenit que haría culminar el sacrificio; presidiendo el claro y coronando la armoniosa loma central, estaba  la roca ceremonial.

 

Preparado ya para el inicio del cortejo, Aballach, miró admirado a Nunn, en estos festejos fuera escogida para encender el fuego ritual, llevaba una túnica, blanca, casi como la suya, el pelo adornado con ramas y flores y pensó: qué delicada, quién diría que en la lucha es una de las mejores, cuando corre, armada con el escudo y las  grandes dagas, completamente desnuda, gritando como una fiera, enardecida, como una hembra que defiende su camada,  con movimientos felinos, sin hacer un gesto supérfluo, infringiendo castigo los enemigos  que cogidos de sorpresa, huian es desbandada y perecian a manos de otros guerreros, situados estratégicamente. Junto a ella y con galas idénticas, Aarica y Stena, serían sus ayudantes, también ellas eran dignas hijas de su pueblo, buenas luchadoras, trabajaban en tiempos de paz para el bienestar del clan. Igualmente los muchachos se prepararan, de entre ellos, destacaban los mejores cazadores y guerreros, Auden, el más joven de ellos, aunque no  lo  pareciese, era alto y bien proporcionado, su cabello paja lo tenía suelto, no llevaba la cinta frontal que lo mantenía alejado de sus ojos en las contiendas, a su lado Luch, fuerte, se diría tallado en granito, casi cuadrado, llevaba el largo cabello recogido en cola de caballo, Gael, el poeta, que perdía su melodía cuando las circunstancias lo requerian y Conogan, el hijo de su hermano, se emocinó al contemplarlo, había sido tan alocado, y era un joven bello fuerte y prometedor, en la última cacería casi alimenta él solo al clan, ellos eran los ayudantes directos en los sacrificios y representaban, junto con las muchachas a los diversos clanes, que conformaban el poblado.

 

En un momento ya estaban todos preparados, para salir en comitiva hacia el gran bosque, el jefe supremo, Rey y guerrero máximo, Kaukirino llegó e inició el festejo, levantó el cuchillo ceremonial, y elevó por encima de la copa de los árboles, el grito ancestral de su pueblo, era un aullido asustador, que los identificaba.  El gran jefe, que presidía la comitiva inició la marcha, inmediatamente atrás iban los maestros de ceremonias, Aballach, Kara y Tureno, flanqueados por Auden, Luch, Gael y Conogan, siete  pasos atrás seguia Nunn, con el fuego enjaulado, que sería el que iniciase el ardiente ceremonial, a la izquierda Aarica, a su derecha Stena, y a una distancia prudencial seguian los ayudantes de menor importancia, después, todos los que no tomaban parte directa y activa en la ceremonia. Pero el acto, directa o indirectamente era de todos, y todos  tomarían parte en ella. Era lo que el dios Tameóbrigus exigía, y había que cumplir los ritos, paso a paso, para  que el díos no se enfureciese y les enviase  castigos terribles.

 

Llegados al claro, Aballach, después de un gesto de Kaukirino, dió instrucciones precisas, para el inicio oficial de los festejos propiamente dichos. Con gran pompa, Nunn inició una danza, desenjauló el fuego, con paso lento se dirigió a la leña y esperando la aquiescencia  de  Aballach, dió tes vueltas, el número sagrado y prendió el fuego, por el aire se extendió un olor, que poco a poco tomó todo el recinto verde, el pueblo prorrumpió en gritos de júbilo. Seguidamente Aballach, levantó los brazos, puso las manos en la boca e imitó el agudo grito del águila, fué imitado por Kara y Tureno, después lo repitieron a coro, la música de flautas y tambores señaló que era el momento, Auden, Lunch, Gael y Conogan subieron al promontorio, unieron los cuchillos rituales, que bruñidos reflejaron los rayos solares, por tres veces, los elevaron al cielo, apuntaron  al rio  y sobre la gran piedra, degollaron la primer ofrenda, después fué como un frenesí rojo, los animales eran llegados y agarrados por los jóvenes que ellos mismos escogieran, la sangre corría sobre la piedra, por un canal tallado y se depositaba en un recipiente, que era sustituido por otro vacio, uno tras otro, sucesivamente, esta ofrenda sería  una parte esparcida en el bosque, empezando por el sagrado roble, otra parte sería vertida en el rio y una última después se mezclaría con ceniza para poner en los pies de los recién nacidos para que el dios guiase sus pasos; un grupo de mujeres limpiaba los animales muertos, las vísceras eran quemadas juntamente con hierbas aromáricas, las partes comestibles, eran asados en la gran hoguera, así todo el pueblo participaba en la comida en honra de Tameóbrigus. El silencio solo se rompía con los agónicos gritos de las ofrendas. Terminado el gran sacrificio las oraciones al dios, pidiendo protección, sonaron melodiosas. Llegara la ceremonia para iniciar los contratos de convivencia, el acuerdo para ser válido, sería aceptado por las dos partes y de común acuerdo, la durabilidad la estipulaban los interesados, el juez y testigo de tan singular matrimonio sería Aballach, por veces los detalles secundarios eran los que llevaban más tiempo. Terminados estos esponsales, el gran jefe Kaukirino provó el primer bocado de asado, después todos tomaron parte de los abundantes alimentos preparados para la ocasión, siendo el alimento principal, los asados rituales, que les harían más fuertes, valientes y saludables, con bayas cocidas para acompañar. Solo cuando la noche se hizo presente dieron la fiesta por teminada, no sin antes entonar los cánticos en honor al dios del río, su río, su dios.

´
publicado por Fer.Ribeiro às 01:41
link do post | comentar | favorito
|  O que é?

.Fotos Fer.Ribeiro - Flickr

frproart's most interesting photos on Flickriver

.meu mail: blogchavesolhares@gmail.com

.Outubro 2017

Dom
Seg
Ter
Qua
Qui
Sex
Sab

1
2
3
4
5
6
7

8
9

15
21

22
23
24
25
26
27
28

29
30
31


.pesquisar

 
ouvir-radioClique no rádio para sintonizar

 

 

El Tiempo en Chaves

.Facebook

Fernando Ribeiro

Cria o teu cartão de visita Instagram

.subscrever feeds

.favorito

. Solar da família Montalvã...

.posts recentes

. Feira dos Santos - Um peq...

. O Factor Humano

. Feira dos Santos - Um peq...

. Nós, os homens

. Feira dos Santos - Um peq...

. Feira dos Santos - Um peq...

. Chaves D'Aurora

. De regresso à cidade com ...

. O Barroso aqui tão perto ...

. Quem conta um ponto...

. Curral de Vacas - Chaves ...

. Feira dos Santos - Um peq...

. Feira dos Santos - Um peq...

. Vivências

. Feira dos Santos - Um peq...

blogs SAPO

.Blog Chaves no Facebook

.Veja aqui o:

capa-livro-p-blog blog-logo

.Olhares de sempre

.links

.tags

. todas as tags

.arquivos

. Outubro 2017

. Setembro 2017

. Agosto 2017

. Julho 2017

. Junho 2017

. Maio 2017

. Abril 2017

. Março 2017

. Fevereiro 2017

. Janeiro 2017

. Dezembro 2016

. Novembro 2016

. Outubro 2016

. Setembro 2016

. Agosto 2016

. Julho 2016

. Junho 2016

. Maio 2016

. Abril 2016

. Março 2016

. Fevereiro 2016

. Janeiro 2016

. Dezembro 2015

. Novembro 2015

. Outubro 2015

. Setembro 2015

. Agosto 2015

. Julho 2015

. Junho 2015

. Maio 2015

. Abril 2015

. Março 2015

. Fevereiro 2015

. Janeiro 2015

. Dezembro 2014

. Novembro 2014

. Outubro 2014

. Setembro 2014

. Agosto 2014

. Julho 2014

. Junho 2014

. Maio 2014

. Abril 2014

. Março 2014

. Fevereiro 2014

. Janeiro 2014

. Dezembro 2013

. Novembro 2013

. Outubro 2013

. Setembro 2013

. Agosto 2013

. Julho 2013

. Junho 2013

. Maio 2013

. Abril 2013

. Março 2013

. Fevereiro 2013

. Janeiro 2013

. Dezembro 2012

. Novembro 2012

. Outubro 2012

. Setembro 2012

. Agosto 2012

. Julho 2012

. Junho 2012

. Maio 2012

. Abril 2012

. Março 2012

. Fevereiro 2012

. Janeiro 2012

. Dezembro 2011

. Novembro 2011

. Outubro 2011

. Setembro 2011

. Agosto 2011

. Julho 2011

. Junho 2011

. Maio 2011

. Abril 2011

. Março 2011

. Fevereiro 2011

. Janeiro 2011

. Dezembro 2010

. Novembro 2010

. Outubro 2010

. Setembro 2010

. Agosto 2010

. Julho 2010

. Junho 2010

. Maio 2010

. Abril 2010

. Março 2010

. Fevereiro 2010

. Janeiro 2010

. Dezembro 2009

. Novembro 2009

. Outubro 2009

. Setembro 2009

. Agosto 2009

. Julho 2009

. Junho 2009

. Maio 2009

. Abril 2009

. Março 2009

. Fevereiro 2009

. Janeiro 2009

. Dezembro 2008

. Novembro 2008

. Outubro 2008

. Setembro 2008

. Agosto 2008

. Julho 2008

. Junho 2008

. Maio 2008

. Abril 2008

. Março 2008

. Fevereiro 2008

. Janeiro 2008

. Dezembro 2007

. Novembro 2007

. Outubro 2007

. Setembro 2007

. Agosto 2007

. Julho 2007

. Junho 2007

. Maio 2007

. Abril 2007

. Março 2007

. Fevereiro 2007

. Janeiro 2007

. Dezembro 2006

. Novembro 2006

. Outubro 2006

. Setembro 2006

. Agosto 2006

. Julho 2006

. Junho 2006

. Maio 2006

. Abril 2006

. Março 2006

. Fevereiro 2006

. Janeiro 2006

. Dezembro 2005

. Novembro 2005

. Outubro 2005

. Setembro 2005

. Agosto 2005

. Julho 2005

Add to Technorati Favorites