Saltar para: Posts [1], Pesquisa [2]

CHAVES

Olhares sobre o "Reino Maravilhoso"

11
Jun10

Discursos Sobre a Cidade - por Fe Alvarez

 

 

.

 

El frio se le había metido en los huesos, era tan intenso que creía poder palparlo, era sólido,cómo podía tener tanto frío! se me está helando el alma pensaba y esto no la reconfortaba nada, se puso mentalmente a analizar la situación, pero el frío no la dejaba pensar claramente, ´"se me estarán embotando los sentidos?" Se encogió, abrazando sus piernas y en esta postura pensó que le  llegaría la muerte, pero no es tan facil, el dolor puede ser fuerte, monstruoso, pero el salto al otro lado es otra cosa, por momentos el corazón, parecía querer desbocarse, latía tan fuerte que le dolía, "no dicen que el corazón no duele?"

 

Dormitando a ratos y entre aquellas nieblas de la semi-inconsciencia repasó su vida, tiritando. No podía decirse que hubiese tenido una niñez infeliz, claro que siempre pesaba el hecho de tener dos hermanos conviviendo con sus padres y ella estaba con su madrina, "no me querrán mis padres?" la madrina como no tenía hijos, la hacía el centro de todas sus atenciones y con este cariño desmedido no pensaba mucho en la otra carencia, solo algunas veces se hacía la pregunta que la lastimaba, pero poco, tan poco que no merecía la pena remover fantasmas.

 

Después de la niñez vino la juventud, la naturaleza no la había agraciado, pero eso no tenía el más mínimo interés, la madrina la había educado bien así que ese detalle no la detendría, estaba segura de sí misma y sabía que tenía otras virtudes, más duraderas, la belleza aunque agradable es efímera por eso no podía pretender, que a primera vista resultar atractiva, pero con el tiempo... y ese tiempo fue pasando, lentamente, tan lentamente que había dias que parecian eternos, salía de paseo con las amigas, aprendía todo lo que una señorita debía saber, era alegre y divertida, coqueteó cuanto pudo y vino a conocer el amor por correspondencia, creo que se llamaban madrinas de guerra, el correo iba y venía lleno de palabras afables, cariñosas, solícitas, comprensivas, calidas o amorosas, algunas pesarosas, lacrimeantes llenas de dudas, con altos y bajos, igual que la vida... se fueron conociendo despacio, como se confeccionan las obras de arte, los buenos platos y todo lo bien hecho, los cimientos podríamos decir que eran firmes prometiendo una relacción fuerte casi eterna y llegó el día que él regresó de la guerra a su tierra natal,  aquí siguieron el noviazgo que empezaran por correo, un noviazgo más tradicional y se casaron pasado un tiempo, no mucho, con tantas cartas se conocian mejor que muchos que conviven años, la armonía era la tónica diaria, él trabajaba y ella levaba la casa, llegó el primer hijo, un varoncito! que en todos los hombres parece afianzar su masculinidad, la vida se deslizaba sin sobresaltos, el matrimonio siguió con su vida tranquila, después vino una nena, ya tenian la parejita y cerraron el mandamiento, que las economias no pueden recargarse con muchas bocas, aunque todo iba bien, con unas herencias que l recibió compraron la primer casa; había trabajo, los hijos se criaban sanos, no había desentendimientos, un Edén aquí en la Tierra, para ellos mal llamada "El valle de lágrimas"

 

En unos años y con algunas economias, hicieron nuevos proyectos y compraron un adosado, claro que no llegó la venta de la primera, por eso ella vendió unos pinos y su tío completó el valor requerido, el chaval se casó. Pero nada dura eternamente y llegó el primer mazazo, cruel, devastador, la hija enfermó, las visitas al hospital de Chaves se sucedieron en un ritmo regular, no mejoraba, no sabian lo que la aquejaba, cada día estaba peor, llegando a perder las fuerzas y no coseguir caminar, llegó la desesperación y cuando todo lo daban por perdido, alguien les aconsejó un doctor lisboeta, un buen profesional que identificó la dolencia y los supo encaminar a un gran especialista, la enfermedad crónica, empezó a dar señales de mejoría con los tratamientos que naturalmente serán de por vida. Oh la luz al final del negro tunel! todo volvió a su cauce y aunque se gastaron muchísimo dinero, se dio por bien empleado, tan bien empleado que cuando se  casó la niña no hubo para muchos extras, pero hubo mucha alegría.

 

Ya abuelos! como pasa el tiempo... la vejez está llamando a la puerta y se va instalando como de puntillas, poquito a poco para no asustar, que cuando se vivió intensamente no asusta su llegada, solo se acepta, no digamos con alegría, pero se acepta. "Mamá, me puedes quedar con los niños?" ... "venís a vernos?" ..."Nos juntamos en este festivo?"...otro día se viaja para ver al resto de la familia, se dividen para las fiestas, un año aquí otro año allá. Ellos siempre juntos, en todo, saben que sirven de ejemplo como matrimonio bien avenido.

 

...................

 

"Abuela queremos cenar"

 

"Tenemos que esperar por el abuelo, hoy vendrá un poco más tarde"

 

El tiempo pasa, los pequeños se inquietan, reclaman, exigen y llega un mensaje, algo tan sin importancia, insignificante, cotidiano, el movil toca y las pequeñas letras aparecen, pero estas bailan ante sus ojos. "No me esperes, no voy a volver" y entonces se desmoronó su mundo en un ápice, un segundo para cambiarlo todo, ahí se instaló el frío, ese hielo que amenaza su vida, una vida perdida desmoronada en un instante, no comprende nada, solo el frio que la atenaza, en los dias siguientes siguió la duda, la incerteza, el caos, el miedo, todo en una amalgama atroz, que amenaza con destrozarla. Y el frio en el alma, siempre el frío.

 

"Llegarme este mazazo a mi edad...! cuando pensaba en una vida tranquila, sin sobresaltos, serena. Qué pasó? No tengo respuestas a tantas preguntas...tantas preguntas..."

 

Algo por fin la hace reaccionar y aquella mujer debil, medrosa, se sacude el frío, se endereza, con arrogancia, como un ave Fenix , como se dice vulgarmente, agarra la vida por los cuernos, de frente. Tanto económica como moralmente herida, traga su dolor y sacando fuerza de flaquece, se crece y resolutiva pide un divorcio que ahora desea, más que nada en este mundo, ve claramente que su ídolo era de barro y mirando atrás lamenta el tiempo que vivió engañada." Él no merece ni una de mis lágrimas, tengo hijos, tengo nietos, para qué quiero una mentira? Levantaré mis ruinas"

 

Fe Alvarez

Sobre mim

foto do autor

Pesquisar

Sigam-me

Subscrever por e-mail

A subscrição é anónima e gera, no máximo, um e-mail por dia.

 

 

15-anos

Links

As minhas páginas e blogs

  •  
  • FOTOGRAFIA

  •  
  • Flavienses Ilustres

  •  
  • Animação Sociocultural

  •  
  • Cidade de Chaves

  •  
  • De interesse

  •  
  • GALEGOS

  •  
  • Imprensa

  •  
  • Aldeias de Barroso

  •  
  • Páginas e Blogs

    A

    B

    C

    D

    E

    F

    G

    H

    I

    J

    L

    M

    N

    O

    P

    Q

    R

    S

    T

    U

    V

    X

    Z

    capa-livro-p-blog blog-logo

    Comentários recentes

    FB