Saltar para: Post [1], Comentários [2], Pesquisa e Arquivos [3]

CHAVES

Olhares sobre a cidade de Chaves

Discursos Sobre a Cidade

18.07.08 | Fer.Ribeiro

 

.

Texto de Fe Alvarez

 

 

 

 

 

En este mundo traidor

nada es verdad, ni mentira.

Todo es según el color

del cristal con que se mira.       

               (D. Ramón de Campoamor)

 

 

 

Había llegado la Primavera, después de un frío invierno, las horas de claridad incrementadas, la atmósfera diáfana, el anochecer plácido, todo parecía conjugarse para un agradable paseo, pero se veían grupos, que no puede decirse que paseasen, más bien se dirijian a un destino, día tras día, animadas y  conversando divertidas, se emcaminaban hacia la parte alta de Chaves; primero se pensó que sería alguna novena, pero la cantidad, lo variopinto de los grupos, no afianzaba ese pensamiento y el casco antiguo pareció tomar nueva vida, día a día crecian los adeptos a esta romería, un tanto inusual, sin duda toda una peregrinación nocturna, la gente se animaba, poco a poco y con la propaganda del boca a boca, esta situación amenazaba con adquirir proporciones de inesperadas consecuencias.

 

Finalmente se supo el motivo, de tanto movimiento, en la Torre del Homenaje, se oían susurros, voces, lamentos, suspiros. Ah la mente humana! Con semejantes señales se enardeció, entró en ebullición y surgieron preguntas y  afirmaciones.

 

-Deve ser un alma en pena...

 

-O varios espíritus...

 

-Son ángeles, con algún mensaje.

 

-Quizás una promesa incumplida?

 

-Serán señales del maligno?

 

-Jesús, Ave Maria!!!

 

Cada uno sacaba sus conclusiones, acaso peregrinas, pero al fin y al cabo  humanas. Los más incrédulos, se mofaban abiertamente del circo montado, aseverando que eran cuentos de viejas, esto no impedía que fuesen allí cerciorarse, los demás, creyentes del fenómeno, se sentian atenazados por las dudas.

 

-Qué podríamos hacer?

 

-Lo mejor es rezar... quizás el Santo Rosario.

 

-Si es una promesa no cumplida, no servirá de nada.

 

Se barajaron varias hipótesis, se discutian métodos idóneos y algunos pensamientos, apenas esbozados, empezaron a tomar vida dentro de los seguidores del fenómeno sonoro. Guardándose muy  mucho de hacer participes a los demás de sus más íntimas zozobras.

 

"Dios Mío, si es mi hijo! se fué tan joven y era algo alocado, será su alma, que no encuentra sosiego?" Tendré que encargar unas Misas."

 

"Era lo que me faltaba... que fuese el espíritu de mi marido, en vida me hizo la vida negra y ahora que pensé hallar una paz merecida, no quiere dejarme tranquila". No encontraré la paz ni el sosiego, en este ingrato mundo?"

 

"Amor mío, si eres tú, ya sabes que te sigo amando".....Ando tan triste, qué dura es la vida sin compañía."

 

"Será mi padre? la verdad es que no creo mucho en esas cosas, pero...quien sabe."

 

"No me fio mucho, para mí es algún extraterrestre que se perdió... qué lio! Si es bueno no me importa, pero, si viene con malas intenciones?"

 

"Creo que esto no es para tomárselo a la ligera, deven ser cosas del diablo, mañana no vengo. No me voy a engañar, tengo miedo."

 

Por fin alguien más decidido, se nombró portavoz del pueblo y con algún recelo, la cosa no era para menos, puso muy buenos modos y maneras, carraspeó nerviosa, tragó saliva, juntó las manos, levantó la cabeza y endulzando la voz  al máximo, preguntó casi con un candor angelical:

 

-Eres un alma en pena? manifiestate. Me oyes? responde.

 

-Huuuuu....iiiii......uiiiiii....

 

-No temas, estamos aquí para ayudarte a encontrar el camino, necesitas unas Misas?

 

-Huuuu...ieeee....uiiii.....

 

-Si prometiste algo y no pudiste cumplir, nosotros podremos cumplir la promesa en tu nombre.

 

-Huugggg...guuuu...uiiii...

 

Qué desespero! así no podía haber diálogo, las respuestas eran ininteligibles. No  cabía  ni la más remota posibilidad de entendimiento; ya se hablaba que la Iglesia tendría que tomar cartas en el asunto, que no había seriedad en las autoridades, que nadie se molestaba...etc.etc. Inopinadamente el Ayuntamiento, toma una decisión drástica y así  terminar con la fiesta nocturna, da órdenes precisas de inspeccionar la Torre minuciosamente. El descubrimiento del misterio llega, allí en una saliencia estaban, un tanto asustados, acurrucados unos contra otros, con los ojos redondos como platos,  unos hermosos mochuelos, en su nido, como es  natural.

 

Oh, amargura! para  algo entretenido, que había, en esta esquinita perdida del Noreste de Portugal, lo perdimos, se diluyó, se volvió nada, le llegó el olvido y la cosa prometía...vaya si  prometía!....

1 comentário

Comentar post