Saltar para: Post [1], Pesquisa e Arquivos [2]

CHAVES

Olhares sobre o "Reino Maravilhoso"

04
Set09

Discursos Sobre a Cidade - Por Fe Alvarez

 

.

 

Nuestros dos amigos estaban en aquellos años confusos, en que dejaran la niñez, o así lo pensaban ellos. La voz cambiara, el humor estaba variable y las hormonas revolucionadas,  en conflicto, casi era "yo contra el mundo, o el mundo contra mí" en realidad el caos, no coordinaban bien los movimientos, el cuerpo creciera y no eran conscientes de su area, los granos los acomplejaban, no se conocian ni ellos mismos. Habrian perdido su sitio en el universo? los adultos los consideraban mocosos y los pequeños los veian como adultos, qué locura!  podía decirse que un día eran niños y al siguiente hombrecitos, ahora jugaban y en el momento siguiente se sentian adultos, pues bien en unos de esos días, después de sopesar concienzudamente, los pros y los contras, llegaron a la conclusión, que ya era tiempo de ir a cierta casa que estaba a las orillas del Ribelas, en realidad está, eso sí en ruinas, juntaron sus parcos ahorros, eran pocos, no llegaban, por eso fueron cada uno por su lado "recaudar" los tristes céntimos que les daban algunos familiares, para completar una cantidad, que demostrase su valía (en dinero...) quedaron para el próximo encuentro, al lado del "pelourinho", los dos vivian cerca, en la Rua Direita. Pasadas unas horas.

 

- Eh! Ángelo reuniste mucho?

 

- Andan todos de un tacaño, fui a mi madrina, me dio dos escudos y medio, es una rácana y eso que le hice un recado, mi tio me dio otros dos y medio. Ya me dirás qué haré con 5 escudos.

 

- Ah! yo tengo más suerte, vino mi tio de Lisboa y me dio 25 de un tirón, una fortuna! como es Carnaval ayudó, además por Navidades no vino, me dijo toma Andrsito, ya eres un hombre, pero seguramente no te desagradará tirar unas bombas.

 

- Es verdad, por culpa de las bombas estoy mal de dinero, tuve una idea, no tardo nada, prepárate que a la hora marcada, tendré dinero de sobra.

 

- Suerte amigo, si tú no vas, no iré, no me atrevo a ir solo.

 

- A las 10?

 

- A las 10 en punto.

 

Se separaron nuevamente, Ángelo veía el futuro muy negro, pero le hiciera unos trabajos a la señora Elisa, ella era muy agradecida y sabía que tenía falta de dinero así que encaminó sus pasos a su casa y si necesise de algún favor, que era casi siempre, vendría una recompensa que reforzaría su magra economía.

 

- Hola doña Elisa, como está hoy?

 

- Hay Angelito, qué quieres a mi edad? con mis achaques, voy tirando.

 

- Ande ,ande, que está hecha una moza.

 

- Zalamero que eres, cuantas chicas tendrás a tu alrededor! con esas maneras melosas.

 

- Si, si, nunca oyó decir, que se mueran los feos, no sé qué pasa, ellos tienen más éxito! Pasé por aquí, por si necesitaba alguna cosilla.

 

- Gracias hijo mío, eres un sol, vales lo que pesas en oro, mira compré allí en el comercio de " Zé Pequeno" un saco de patatas, me lo puedes traer?

 

- Naturalmente Doña Elisa, en un momento estoy aquí.

 

- No te lastimes, ten cuidado al cargarlas.

 

Ángelo fue feliz, ya veía unas moneditas más en su bolsillo, cumplió con el saco de patatas, las acomodó en la despensa, que en tiempos había sido un lagar y ahora era, despensa, trastero, almacén y algunas veces y en veranos calurosos, salita, que como fresca era la mejor división de toda la casa. Después la señora le pidió dos recados más y lo rencompensó con unos escudos, salió corriendo, feliz, alegre como unas castañuelas, silvó e hizo cuentas, con aquel último donativo, ya tendría más que suficiente, su padre le daría la recompensa prometida por su ayuda durante la semana y eso sabía que estaba seguro.

 

A las 10 en punto, como habian dicho, allá se encontraron nuestros protagonistas, era visible el nerviosismo que los inundaba, lo disimulaban lo mejor que podian, llegaron a pensar que la cena les había hecho daño, sentian mariposas revoloteando en el estómago y un nudo gordiano en las tripas y así entre risas nerviosas, bromas y procurando mantener un aire de madurez, llegaron a la puerta, llamaron y allí estaba ella, A Pomba, que los expulsó sin miramientos y a cajas destempladas, ni les dio tiempo a abrir la boca.

 

Oh, suerte malvada! en un santiamén se cayó todo como un castillo de naipes, adios sueños de estrenar su hombría, era intolerable! no perdonarian semejante agravio, los habian trataran como a niños, era urgente planear una venganza, algo aleccionador y memoreable. No se les ocurría nada que ellos pudiesen hacer, estrujaban el cerebro cuando oyeron a lo lejos estallar una bomba. EUREKA! esa sería su lección, un susto. Se armaron y decidieron que dos bombas al unísono formaría un buen follón, dicho y hecho. BUUUM,  sobre la endeble estructura del edificio aquello pareció algo peor de lo que era en realidad, la Pomba salió bramando en arameo, baticinó que sabía quien fueran los artífices de semejante atentado, las chicas gritaban con miedo y en medio de aquel lío, llegó el jefe Oliveira, venía esclarecer el motivo de semejante algarabía, fue informado detalladamente, era necesario dar una lección de civismo a los pilluelos, él no era hombre para andarse con chiquitas, todos conocian sus métodos aleccionadores.

 

Y entre tanto, qué era de nuestros hombrecitos? huyeran hacia el otro lado de la calle y se escondieron como conejos en sus cuevas, en una construcción medio derruida, allí se quedaron en cuanto los buscaban afanosamente, un policía aun se asomó a la desvencijada puerta, pero en la oscuridad no adivinó la presencia de los medrosos amigos, quietos como estatuas, apenas respiraban, además el olor lo hechó hacia atrás, que el local era utilizado por viandantes que cuando se veian apurados por la naturaleza, se ocultaban a ojos indiscretos y hacian sus necesidades.

 

Cuando el peligro pasó, salieron de su escondrijo, con cautela, malolientes, humillados y hablando en plata "ca...dos"  casi hasta los tobillos, se acercaron a las poldras para quitar algo de aquel "perfume penetrante" verdaderamente aquel no había sido su día de suerte, además sabian que al llegar a casa, ya era tarde y quien sabe si el jefe Oliveira... por eso, serian recibidos con una señora reprimenda y algún que otro recorte en sus estrenadas libertades. OH DIOS, CUAN DIFICIL ES DEJAR ATRÁS LA NIÑEZ!

 

Fe Alvarez

 

Sobre mim

foto do autor

Pesquisar

Sigam-me

Subscrever por e-mail

A subscrição é anónima e gera, no máximo, um e-mail por dia.

 

 

Olhares de sempre

Links

As minhas páginas e blogs

  •  
  • Aldeias de Barroso

  •  
  • FOTOGRAFIA

  •  
  • Animação Sociocultural

  •  
  • Cidade de Chaves

  •  
  • De interesse

  •  
  • GALEGOS

  •  
  • Imprensa

  •  
  • Páginas e Blogs

    A

    B

    C

    D

    E

    F

    G

    H

    I

    J

    L

    M

    N

    O

    P

    Q

    R

    S

    T

    U

    V

    X

    Z

    capa-livro-p-blog blog-logo

    Comentários recentes

    • Anónimo

      “OUTONICE”Porra! Porra! Porra!Como se já não me ba...

    • Tudo Mesmo

      Linda mesmo.

    • Tudo Mesmo

      Tem fotografias muito boas.Com prazer mesmo.Igualm...

    • Fer.Ribeiro

      Obrigado pelo comentário e boa semana!

    • Tudo Mesmo

      Bom dia,Inspiração para um dia de trabalho, ai, ai...